Una mujer de Los Ángeles, EU, murió tras someterse a una liposucción en una clínica de Tijuana, Baja California. 

Irma Sanz, de 51 años de edad, viajó desde Los Ángeles tras presuntamente contactar vía Internet a un médico de la clínica Embellécete, quien le ofreció un servicio de taxi que la trasladaría desde su casa hasta la clínica ubicada en la ciudad fronteriza para dicha intervención.

Le indujeron el coma

Sin embargo, el procedimiento se complicó y, según indicaron sus familiares, recibieron una llamada un día después de la cirugía donde los médicos les informaron que Irma habría sufrido convulsiones por lo que fue inducida a un coma. Ante ese escenario, decidieron llevarla a un hospital en San Diego; allí los doctores les dijeron que no estaba recibiendo oxígeno en el cerebro, y finalmente murió el pasado 11 de noviembre.

Con el fin de recolectar dinero para los gastos del traslado del cuerpo y los servicios funerarios, la familia de Irma creó una cuenta GoFundMe, donde “la recuerdan como una mujer fuerte, independiente y de buen corazón, que dedicaba su tiempo a cuidar a su anciana madre y amaba rescatar animales”.

Fuente UnoTv